En verdad, este post no va a ser sobre Perú. Más acerca de mi trabajo como voluntario allí. Se puede sentir como un poco de una predicación, pero si usted tiene tiempo, trate de quedarse conmigo a la línea de la historia. Tal vez después de todo, valdrá la pena.

 

Mis días en Perú difieren de las de mi país de origen Polonia prácticamente en todos los aspectos. Aunque hay momentos, cuando algunas pequeńas cosas me recuerdan acerca de las cosas que yo solía hacer no hace mucho tiempo. Fue ese día, cuando en vez de ir a orfanatos o viajar en el destartalado bús a la ciudad de Pachacutec, nos dirigimos al evento que fue parcialmente organizado por nuestra organización de voluntarios. Los trabajadores sociales de toda Lima se reunieron en un lugar para escuchar algunas presentaciones y comer unos pasteles. Ya sabes, cosas de ‘eventos’ estándar. Tenía esta sensacion sentimental del pasado, cuando vi a todos los voluntarios animadas sobre las mesas para colocar los alimentos de la mejor manera, comprobando la conectividad portátil y asegurándose de que los pendrives con presentaciones funcionaran bien. ¡Oh!, el número de eventos de negocios que he preparado. Oh, en cuántos eventos participé. Después de un tiempo comenzaron las presentaciones. Yo estaba escuchando con verdadero interés la presentación de una mujer genuina y modesta que conecta fácilmente a la audiencia. Tomé una siesta tranquila durante una presentación aburrida de otro tipo con interminables diapositivas y docenas de texto en cada una de ellas. Con irritación vi el gurú – que pena, queria decir ‘coach’-, que estaba tratando de ganarse la audiencia con trucos con las manos aplaudiendo y moderando su propia voz al mismo tiempo transmitiendo un mensaje bastante trivial. ¡Saludos de Paulo Coelho! Lo siento, pero he visto muchas presentaciones, para estar animado por este tipo de trucos.

La mayoría de los voluntarios más jóvenes aunque estaban más o menos interesados en lo que un mago tenía que decir. Cuando le pidió a la audiencia hacer un ejercicio, mis companieros se sentaron en un círculo, y yo,bueno, yo me uní a ellos también. Nuestro trabajo consistía en dibujar un círculo con las porciones de pizza en forma y asociar cada una con una emoción positiva: la alegría, la empatía, el amor, la confianza, la paz, la capacitación, el entusiasmo. Cada emoción debe llevar un valor de 1 a 10. Con 1 siendo completamente inútil en su trabajo, y con 10, significa que esta emoción, básicamente, establece un marco en todas sus acciones. Puesto que ya tenía un marcador en la mano comencé con una fácil. 8 para la confianza. Siempre hay espacio para mejorar, ¿verdad? El siguiente corte fue de amor. Después de menos de un segundo de reflexión he marcado un gran 2 al lado de él. Y en este mismo momento me sentí el familiar (de mi reciente aventura Callao) hormigueo sentimiento de todos los ojos mirando a mi dirección. Esta vez las miradas no llevó a nada más que sorpresa. “¡¿Qué?! Creo que deberíamos poner 10 en ese espacio.” Con una calma impresionante (10 puntos) y con una decisión aún bastante firme (7 puntos), la chica estadounidensa de veinte ańos corrigió mi error. No estamos hablando acerca de los trabajos anteriores. Bien, supongo que me olvidé de ese detalle. ¡Por Dios, estamos teniendo la formación de los trabajadores sociales ahora! Diez años de trabajo en una corporación internacional dejaron una huella en mi vida. Cuando usted lo piensas un momento, estos dos puntos que he dado para el amor seguía siendo bastante un buen puntaje, ¿no le parece? Incluso nunca consideraba que el amor estuviera presente en cualquier trabajo. Nunca. Coqueteo, sí. Aventuras, sí. Pero, ¿el amor? Para nada. He intentado explicarme a mí mismo con un poco de vergüenza al decir que lo que tenía en mente era, por supuesto, mi trabajo anterior. Después la mayoría de las miradas se transforman de algo sorprendidos a simpático (bueno, digamos 4 puntos en una escala).

Ahora, no se muy bien cómo sentirme acerca de esta historia. ¿Hay un lugar para el amor en el negocio de las empresas? Naaaaah … Creo que la decencia, la empatía, la apreciación es lo suficientemente bueno. Sin embargo, es bueno saber que que hay puestos de trabajo en los que realmente ponen el amor en la parte superior. Qué impresionante influencia tiene que tener en todas las luchas con motivación y ambición. ¿La fuerza con que afecta a todas las otras emociones? ¿Hace falta la alegría en su vida? ¿Te falta paz? De acuerdo, tú tienes amor,te va bien. Estoy más que seguro de que a todos los padres les faltan algunas de las emociones positivas en algún momento, pero si tienen 10 en la escala del amor, lo harán. Todavía tengo sentimientos encontrados sobre el coach, pero tengo que reconocerle que él era capaz de sembrar algunas semillas en la audiencia. Y una de estas semillas obtuvieron en este articulo.

¡Divertirse!

Leave a Reply